Limpieza y seguridad

Limpieza y seguridad

En Vauva la limpieza y la seguridad de los productos que ofrecemos es una prioridad. Conocé más sobre la forma en que limpiamos y desinfectamos nuestros productos y sobre cómo elegimos los productos más seguros del mercado.

PRODUCTOS LIMPIOS Y DESINFECTADOS

Los usuarios de nuestros productos son bebés y niños, por lo que creemos indispensable que los artículos que reciban nuestros clientes se encuentren sumamente limpios. Después de cada alquiler, los artículos de Vauva se revisan y se limpian profundamente con productos hipoalergénicos. Luego, antes de la próxima entrega se vuelven a inspeccionar y se desinfectan con vapor, eliminando el 99,9% de las bacterias.

ASPIRACIÓN

Aspiramos los tapizados y las estructuras, prestando atención de eliminar hasta la última miga.

LIMPIEZA

Utilizamos solamente productos hipoalergénicos para eliminar suciedad, manchas y gérmenes. Para el lavado de las estructuras y superficies plásticas utilizamos agua y jabón blanco. Para la limpieza de los tapizados, jabones hipoalergénicos aptos para lavarropas o para lavar a mano.

DESINFECCIÓN

Utilizamos limpiadores a vapor que permiten eliminar hasta el 99,9% de las bacterias. También usamos el vapor en caso de que hayan manchas o alguna otra sustancia (pis, caca o vómito), ayudando a que sean eliminadas antes de la limpieza.
El mantenimiento y limpieza de todos los productos se realiza siguiendo las pautas de los fabricantes. En caso de que el uso de vapor se encuentre contraindicado, no se utiliza.

SECADO

Secamos todas las superficies y telas con paños de microfibra y luego dejamos que se sequen por completo, ya sea al sol o al aire libre.

ENSAMBLADO

Volvemos a ensamblar todas las piezas, con el cuidado de hacerlo de la forma correcta.

PRODUCTOS SEGUROS

Al elegir los productos que ofrecemos prestamos especial atención en cuán seguros son. La seguridad a la hora del uso de los cochecitos, las sillas altas y las practicunas va a depender exclusivamente de que el cliente siga las instrucciones del fabricante. Pero con los sistemas de retención infantil (SRI) es otro el caso, ya que hay normativas que cumplir.

La seguridad vial es un tema que en Vauva consideramos primordial, por lo que nuestro objetivo siempre fue ofrecer SRI de las marcas más reconocidas en el mercado por su calidad y seguridad.

Todas las butacas que ofrecemos son homologadas bajo normas Europeas (ECE R44 y ECE R129 / i-Size) o bajo normas Estadounidenses (FMVSS213).

Homologación y normativa Argentina
La normativa vigente desde 2018 establece que los SRI deben ser acordes a la edad, la altura y el peso del niño. La Organización Mundial de la Salud dividió las etapas del crecimiento en 5 grupos para definir cuál es el más adecuado. Las categorías son:
  • Grupo 0: para niños/as con peso menor de 10kg
  • Grupo 0+: para niños/as con peso menor de 13kg
  • Grupo 1: para niños/as con peso de 9kg a 18kg
  • Grupo 2: para niños/as con peso de 15kg a 25kg
  • Grupo 3: para niños/as con peso de 22kg a 36kg
La gente de Mamás y Niños Seguros nos ayuda a entenderlo mucho mejor con un cuadro ilustrativo:

¿Qué significa que una butaca esté homologada?

La homologación de un SRI es el cumplimiento, por parte de una empresa fabricante, de requisitos establecidos en una determinada norma que va desde el etiquetado en los SRI, hasta complejos ensayos de impacto, apertura y cierre de hebillas, materiales utilizados, manual y contenido de estos, entre otros. Todo de acuerdo con el lugar en que el SRI se comercialice y se utilice posteriormente para la circulación, sin importar el lugar de fabricación.

En los ensayos de homologación se evalúan impactos frontales, laterales mediante los llamados «crash test»; como así también se prueban y realizan test de comportamiento y calidad de sus materiales.

¿Cuál es la normativa argentina?

Los SRI deben estar homologados para garantizar que el producto cumpla con las normas de seguridad que protegen al niño. En Argentina, las homologaciones admitidas son: IRAM 3680-1, 3680-2 y 3680-3 (Argentina), FMVSS213 (Estados Unidos), ECE R44 (Unión Europea), AS/NZS 1754 (Australia y Nueva Zelanda), INMETRONBR 14400 (Brasil).

Las normas IRAM 3680-1, 3680-2 y 3680-3 fueron publicadas en el año 2014, pero aún no existen laboratorios homologados por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para realizar ensayos y entregar así algún tipo de autorización para comercializar ciertos productos, por lo que se rige por las demás homologaciones admitidas.

A pesar de que no sea una normativa, se recomienda que los niños viajen a contramarcha la mayor cantidad de tiempo posible (hasta los 18 kg o hasta los 4 años).

¿Qué dice la ley en Argentina respecto al uso de SRI?

La ley es clara respecto a la forma en que deben permanecer los niños dentro del vehículo. Según la última modificación de la Ley de Tránsito 24.449 decretada por el Ministerio de Transporte en enero de 2018, el uso de SRI para menores de 10 años es obligatorio en Argentina en todo el territorio nacional. Además, establece que se mantenga hasta que el menor alcance una altura mayor a 1,50 metros. Con esta contextura corporal se garantiza que el cinturón de seguridad pase correctamente sobre el cuerpo del niño.

La normativa 32/2018 obliga a todos los niños de hasta 10 años a viajar en asiento trasero y sujetos con un SRI homologado y acorde a su peso y talla.

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Capital Federal) tiene una jurisdicción más estricta, la cual establece en su Código de Tránsito y Transporte (Ley 2148/06) que el uso de SRI para menores de 12 años o con una altura inferior a 1,50 m es obligatorio.

Carrito de compra